jueves, 22 de octubre de 2009

Viajando en solitario

Me gustó la experiencia de viajar solo. En general, quiero decir, por desgracia casi todas las cosas también tienen sus partes negativas.

Me sucedieron cosas que siempre me habían pasado acompañado, las típicas que luego las cuentas, junto con tus compañeros de viaje, al grupo de amigos. Por lo que supongo que habrá historias que se quedarán para mí o caerán en el olvido..

Me dí cuenta que lo mejor de viajar solo es que no hay horarios. Comía cuando me entraba hambre fuera la hora que fuera (por cierto, la "M del Macdo" siempre estaba ahí con su poder de atracción que tiene hacia mí), me paraba donde me apetecía a tomar una cerveza en una terraza (me gustaban las plazas de los pueblos para esto).
Podía quedarme en un sitio donde me sintiera cómodo horas o salir disparado si pasaba del tema. A veces, me perdía por una ciudad o también conduciendo por pueblos que algunos me daban la sensación de estar muy desamparados..

También se aprenden cosas:
cuando viajas solo hay que acordarse de echar todo en la maleta porque nadie te va a dejar la toalla, pasta de dientes..
También aprendí que cuando preguntaba como llegar a algún sitio tenía que escuchar, y no fijarme en la persona a ver que tal me cae, como normalmente hago cuando voy con alguién pensando que se enteraran los demás..

Es una experiencia en la que te conoces mejor a tí mismo. Conoces como reaccionas ante situaciones que normalmente te ocurren con más gente. Conoces que es lo que más te gusta y que cosas son las que más te hacen disfrutar. O qué o a quien sueles aguantar en la vida diaria solo por respeto o educación.

Respecto a lo que ví, pues un poco de todo. De Toledo destaco un casco antiguo ( a veces me recordaba a Segovia, aunque no la llegue a la suela de los zapatos). Su catedral grandiosa (la pude ver gracias a la llamada de un amigo justo en el momento que estaba por allí aconsejándome que lo hiciese a pesar de tener que dar 7 euros a los curas).
Los pueblos que visité de Castilla- La Mancha tenían su encanto. La plaza de Tembleque (Usun Yun estuvo justo unos días antes), El Toboso (obsesionados con El Quijote), los castillos de Almonacid o Belmonte..
La estancia en Valencia fue buena, pude volver a enfundarme pantalones cortos. La playa llena. Mucha luz y color por la ciudad. Y por supuesto la "gran berracada" de la "Ciudad de las Artes y las Ciencias".
Me acerqué a "La Albufera", me agradó pasear por allí.. me impresionaban los campos de arroz inundados, a si que tuve que meterme un buen plato de paella con un ribeiro.

A la vuelta pasé por la provincia de Teruel. Me asomé a la capital a ver si de verdad existía y allí estaba, aunque solo me gustó el acento de sus paisanos.
Cerca de allí está Albarracín, sin duda lo que más me gustó visitar del viaje. Me encantó. El pueblo y su entorno. Las casas rojizas y torcidas, calles estrechísimas donde casi se tocaban los balcones de casas opuestas. Estuve paseando por allí unas cinco horas, el pueblo estaba desierto. Entré en un bar a comerme un bocadillo de tortilla riquísimo donde unos abuelos estaban echando la partida y había una estufa de leña y pensé: "quiero envejecer aquí".
El entorno está llena de desfiladeros, pinares, praderas.. Una comarca bonita donde pude parar en algún sitio agradable como el nacimiento del Tajo..

Luego Cuenca con sus casas colgantes y poco más...

Bueno, para no aburriros más dejaré la anécdota de "el peregrino de Almonacid" para otro post.
Os dejo las fotos:
http://picasaweb.google.es/albertococa/ViajeEnSolitario0816102009#5395509612216557362

6 comentarios:

Domingo dijo...

Me gusta el viaje que has hecho. Me han encantado los molinos de La Mancha y me han parecido muy bonitos los castillos que has visto, aunque sin el coche hubiera estado mejor la foto :-).

El tema de viajar solo me parece una experiencia muy buena aunque como dices tiene sus cosas malas. Me imagino que las cosas buenas de los viajes cuando las compartes con alguien se suelen disfrutan más, pero no me parece nada horrible viajar solo y como tú dices te sirve para conocerte más a ti mismo, tus limitaciones y tus virtudes.

Muy bonita experiencia.

Estramonios DK dijo...

Luiskar: si señor Albert muy valiente al contarnos tu experiencia, hace algun tiempo tambien tuve el interes de viajar solo y asi lo hice, es una experiencia muy recomendable para conocerse un poco mejor.

Cual fue para mi la sorpresa que al hablar de ello con la gente mas personas de la que me esperaba reacionaban como si fuera un bicho raro. Quiza sea un topico pero cuantas veces nos empeñamos en buscar fuera lo que siempre hemos llevado dentro. Chao!

Alberto dijo...

Rami:
El coche fue un gran compañero de viaje, me llevaba a los sitios, me transportaba cosas, con su música, radio.. se merecía alguna foto.

Luiskar:
Pues si que es una buena experiencia. A veces las personas no entienden ciertas cosas que se salen un poco de lo común, pero que no tiene nada de malo o raro. Quizá deberían pensar la cantidad de gente que hay en el mundo y la infinidad de cosas que se pueden hacer y experimentar.
Salud!

jarri dijo...

soy experto en viajar solo.Me gusta.Hay momentos duros, pero hasta esos tienen su morbillo.El próximo pasado mañana.Me voy cuatro días a volver a tirar el muro a Berlín.

david dijo...

me quedo con el primer párrafo sabonis. Y simplemente decir que no es para nada una desgracia viajar solo (igual lo he interpretado mal).
Solo por el hecho de viajar debemos sentirnos muy muy privilegiados ;)

Alberto dijo...

David:
que dices pancho tron? solo quería decir que tiene sus parte negativa.. igual que viajar acompañado, también las tiene
pero en general, es recomendable hacerlo. Esta elegante