sábado, 17 de abril de 2010

pequeñeces que me joden una mieja

tener una televisión vieja en la cocina y no poder poner "tdt", y a la hora de comer solo poder ver "Corazón corazón".

hacer un zumo natural de naranja y no saber si me le tengo que beber deprisa porque no se si se va la "vitamina c" o solo es una leyenda.

que los domingos por la noche no me puedo dormir y solo hay programas de toros en la radio.

no entender porque está legalizado el alcohol y no el cannabis.

afeitarme

no saber tocar la guitarra

tropezarme y que no me de tiempo a poner las manos.

no saber que pasa en mi habitación mientras estoy durmiendo.

que me digan el precio de algo o me den la cuenta sin pedirlo.


no saber que puede pasar si me como lo amarillo que envuelve el queso "el cigarral"

8 comentarios:

Laura García dijo...

Tío Ortega! a mi también me preocupa no saber que pasa en mi habitación mientras estoy durmiendo! jajaaj sobre todo ahora que ya no duermo con mi tata... (me ha abandonado por Iñaki... jó)

Domingo dijo...

A mi me pasaba lo mismo el domingo por la noche hasta que descubrí "La Rosa de los Vientos" en Onda Cero. Está muy entretenido, pruébalo.

Alberto dijo...

Lau:
como te dije ayer, ya sabes lo que creo que pasa. Un señor entra en la habitación (normalmente con bigote, y no es tu padre jeje) elige un libro de los que tengas y se queda allí leyendo durante unas dos horas..
ya la vale a la tata mónica, toda la vida contigo y te deja tirada por un tal iñaki de iscar... en fin.. la vida es así..
besos

Rami:
pues si que lo he escuchado alguna vez, lo buscaré para la próxima, ya te diré.

KASHTANKA dijo...

Comparto lo de la vitamina C y lo de no saber que pasa cuando duermo. Alberto,se me ponen los pelos de punta de pensar en la posible explicaciòn que le has dado a Laura G. Debo ser màs miedosa, jajajja
besetes!

Alberto dijo...

Hola kashtanka, puedes comprobar cada día los marcapáginas de tus libros para ver si cambian de página. Así lo sabrás. jeje
besos

Anónimo dijo...

-callarme cuando alguien habla con la firmeza de que todos tenemos que opinar como él.
-ponerme zapatos con cordones
-descubrir que Franco no ha muerto
-tenerme que acostar cuando estoy encantado haciendo algo.
-acumular suplementos dominicales que acabo por no leer.
-ver que pasan los días sin ir al gimnasio.
-no saber inglés, ni tocar el saxo, ni la guitarra, ni la dulzaina...
-y más.

jarry dijo...

sorry, el anónimo anterior era yo.
Por favor, todo menos anónimo.

Alberto dijo...

Gracias jarry, suscribo más o menos casi todas las tuyas excepto que no uso zapatos (y menos con cordones), y no tengo suplementos dominicales..
un abrazo