lunes, 10 de noviembre de 2008

UNA ANECDOTA EN LA BIG FAMILY

Nico, Andres y Crescencio contaban con 10 primaveras a sus espaldas.
Coincidían en su gusto por la música y todos los días, después de clase, iban entusiasmados a su lección de solfeo.

Los 3 amigos siempre se esperaban después de dar la lección para dar una vuelta con la bici, jugar a la pared con el balón o simplemente ir a los jardines a ver que se cocía.
Asi llevaban 3 años seguidos, todas las tardes de diario hacían lo mismo, nunca se perdían una clase de música, para ellos siempre era lo primero.



Pero ese año todo cambió. Crescencio repitió curso, debido a que no se le daban muy bien las manualidades. Nico comenzó a juntarse con otra gente para sus juegos, eran de Madrid, y un poco raros. Andrés y Crescencio les denominaban "los murciélagos".
Las pocas veces que se juntaban, Nico siempre contaba historietas que le ocurrían con "los murciélagos": que si habían metido un cáctus en el microondas, que si fumaban unos palos que cogían del rio...



Al año sigueinte el director decidió que los 3 amigos empezaran a ir a los ensayos de la Banda Municipal del pueblo. Esto hizo que el trio volviera a estrechar lazos. Esperaban con ansia los días de los ensayos de la banda.

En la Banda se encontraron a adolescentes que les acogieron con los brazos abiertos. Tenían 3 ó 4 años más que ellos. Con estos descubrieron lo que era "tomar el vermouth", " ir de cañas" incluso jugaban a la "tiña en alto" antes de los ensayos. En fin, a pesar de su corta edad les trataban como unos más. Aquello era como una BIG FAMILY.



Un día Crescencio fue a un ensayo emocionado, explicando a Andrés y Nico que un compañero de clase le había enseñado a hacer una cosa para cuando no supieras que contestar a alguna pregunta: consisitía en meterse los dedos de las manos (todos los que pudieras) en la boca, y a la vez, hacer como que llorabas o gritabas. A Andrés y Nico les encantó y decidieron denominarlo "el truco".



El director de la banda era muy querido en el pueblo y le encantaba dar clases de música. De los 3 amigos, a Nico le tenía como el más responsable y más currante a la hora de ensayar con el instrumento en casa. Un buen día, estaba conversando en la puerta de la academia con Andrés y Crescencio antes del ensayo. Nico venía de casa. Vio a sus 2 amigos de lejos, pero no se percató de que el director estaba con ellos. Pensó que sería buena idea hacerles "el truco" por sorpresa para asustarlos y echarse unas risas. Se emocionó demasiado, comenzó a correr desde muy lejos dando unos alaridos terribles, llevaba los 10 dedos de sus manos metidos en la boca y cada vez se acercaba más dando saltos y gritando. Cuando llegó donde estaban sus amigos y el director,siguió saltando, gritando y con los dedos en la boca, estaba como poseido, fue una venada terrible. Hasta que se percató de la presencia del director, paró en seco y se puso rojo como un tomate. El director no sabía que decir, los ojos se le quedaron como platos al ver que ese chico, que le tenía como muy aplicado y responsable, era capaz de hacer semejante tontería. Simplemente no dijo nada y se metió en la academia.

A partir de ese momento la relación "Nico-director" cambió para siempre. Nico estuvo avergonzado durante mucho tiempo y ni se atrevía a mirar al director a la cara y el director nunca llegó a saber porque Nico había hecho eso. Para él, Nico ya era como uno más.



He aquí una anécdota que será recordada por los 3 amigos durante muchos muchos años.
Me gustaría recalcar la fuerte unión de la BIG FAMILY de la banda. Que siguen pasando los años y, a pesar de que sale y entra mucha gente, todo sigue igual.

¿que opinais de las consecuencias de la venada de Nico?

Esta historia os sonará a muchos y probablemente podais reconocer e identificaros con alguno de los personajes, pero Nico y yo acordamos hacerla de esta forma para darla todo el realismo posible.





5 comentarios:

Miguel González Aranda dijo...

Majestuosa venada. Fue muy sonada por aquella época...
"El truco" fue un gran sistema para salir de comprometidas situaciones y tambien era válido como desahogo personal.

Benditas épocas. ("fuira")

Salud

david dijo...

jajajaja Buenísima Orte!!
Que venada ¿eh?
¿Podría ser la venada nº 1 yesu? jejejeje
Pobre director... puff cagüen diez...
Adelante con "Mientras dormías" Orte.

Oscar dijo...

Grandísima venada, añadiría. Uno de mi amigos me gastó una buena broma con muerciego, a las puetas del ensayo. No olvido la cara de gilipollas que se me quedó Y me la hizo tres o cuatro veces... No se si parará por estos lares.

Pero grandísima lobada, como solo un director de esa talla podría ignorar.

___________________ dijo...

Hombre, así visto, no creo que tenga más importancia pasado el tiempo. Si sólo se ahce una de esas de vez en cuando...¿Quién no mete la pata alguna vez?

Estramonios DK dijo...

Realmente quien no ha hecho el tonto alguna vez fuera d tono? creo q mas d uno nos sentimos identificados. Saludos!!