sábado, 18 de febrero de 2012

R.I.P.


Aranchiki, nuestra guía berlinesa, nos recomendó visitar el parque Treptow, monumento en homenaje a los 20.000 soldados soviéticos caidos en la guerra, en el que se levantaba una estatua de un soldado ruso, pisando una esvástica, con un niño berlinés en los brazos, representado la recuperación tras la guerra.
>Atrapados por la inverosimil historia de la ciudad, esa mañana madrugamos para dirigirnos hacia aquel mausoleo. Desayunamos en el hostel, pues ya habiamos descubierto el truco para hacerlo sin pagar (somos estudiantes)




Después de experimentar las sensaciones de la visita a ese inhóspito lugar la uki se dio cuenta de que tenía los pies calados y es que las suelas de sus botas estaban rotas.
Decidimos hacer un “rubasex” (ruta de bares sin excepción) por la ciudad. Así la uki entraría en calor, hariamos cata de cervezas, observariamos y nos mezclariamos con la gente autóctona (a la que nunca llegamos a comprender del todo).

la gonzala y yo convencimos a la uki para que se comprara otras botas, la dió mucha pena pues estas tenían mucha historia(viajes, excursiones de botánica..etc...) pero no la quedaba más remedio.
Ya de noche (después de comer), comenzamos a buscar tiendas... fuimos por "Friedrichstraße", calle demasiado comercial para nuestro gusto y para aquella ciudad tan alternativa y llena de arte contemporaneo. Llegamos a un centro comercial y nos metimos en una zapatería. Después de decirnos que no tenían botas de montaña, la simpática dependiente nos comenzó a explicar amablemente donde podiamos encontrar otra tienda.
De repente, Gonza, mirándola a la cara fijamente comenzó a decirla:"Dame todo el dinero o te rajo ahora mismo", "saca todo si no quieres que te saque un cuchillo y te le clave en el cuello". Me impresionó aquella amenaza. Pero luego advertí que la mujer no se enteraba de nada y le sonreía de una forma muy simpática.
Creo que se me cayó una lágrima de la risa, aquella situación era muy paradójica. Uno amenazando de muerte y la otra sonriendo.Es la forma que tiene Gonza de vengarse,por la rabia que le da no poder comunicarse agusto en un país extranjero. Le dije que lo repitiera para hacer un video pero ya le dió vergüenza...

>Al día siguiente fuimos a ver el tramo de muro más largo que queda en pie y la uki abandonó allí sus queridas botas. Las ató en una verja en el mismo muro. Justo final para ellas. Según nos alejabamos vimos como una multitud se acercaba a las botas y las fotografiaba...

FOTOS AQUI

MÁS FOTOS ACÁ

2 comentarios:

GMS. Ayuntamiento de Coca dijo...

Tío, no sé como puedes decir que a la gente de Berlín no la llegastéis a comprender del todo, si fue por el idioma lo asumo, pero los berlineses son la gente más parecida a los españoles de toda Europa.

Tienen marcha para aburrir y son gente muy abierta con los de fuera. Nadie se siente extranjero en Berlín. Yo he estado varias veces unas por por trabajo y otras de turismo y me parce una ciudad alucinante. La que recuerdo más entrañable, la celebración del 20º aniversario de la caida del muro, ¡¡experiencia brutal!!

Si fuiestéis y no os gusto, repetid y no os perdáis sobre todo la parte este de la ciudad.

Alberto dijo...

Hola GMS Ayuntamiento de Coca (no se quien eres). Berlín nos encantó. Ya forma parte de mi lista de ciudades favoritas. Por su carácter alternativo, diferente (sobretodo a la demás Alemania)...

Lo de los berlines es porque no llegamos a mezclarnos del todo con ellos. Algo hay en estos personajes con esta historia tan chunga..