jueves, 16 de septiembre de 2010

LA Madre Marta

Cuando era pequeño, en el pueblo, los padres podían elegir llevar a sus hijos ó al colegio ó a "las monjas" comandadas por La Madre Marta. Yo fuí a parar con las segundas.

Con estas mujeres de azúl pasé tres años de mi infancia.
Allí estaban, cada mañana, "la Madre Marta y sus secuaces" para repartir ostias por un tubo.
Nada más entrar, te las encontrabas mirándote de arriba a abajo, con sus pañuelos azules (por cierto, ¿para cuando el debate de si deben llevar estas señoras el velo ese de la cabeza?) y sus caras de pocos amigos.

Estas señoras se pasaban por el forro lo de que los niños tienen que jugar y divertirse con los demás niños. Nos "educaban" en la absoluta competitividad (palabra que ahora me repugna). Siempre había: la mesa de los listos, la de los torpes.... ó el primero de la clase, el segundo, el último...
No podías salirte de sus reglas y directrices si no ya te podías preparar.
Recuerdo muchas veces como muchos chicos intentaban escapar y salían corriendo por la puerta llorando hacía sus casas... sin embargo las de azúl casi siempre les alcanzaban... lo normal es que después, estos chicos, permanecerían toda la mañana atados a la silla o a la columna.
Y que no te pillaran con cualquier juguete o artilugio (lo normal en chicos de 3-5 años) que te lo quitaban y no te lo devolvían nunca.



Lo peor, sin duda, era el "cuarto de las ratas". Era un cuarto muy pequeño (tenías que agacharte y entrar de lado) que había debajo de unas escaleras. Era de los peores castigos. Por suerte, nunca fuí a parar allí, me daba pánico. Nunca olvidaré las imágenes de dos o tres monjas agarrando la puerta para que al que metían no escapara. Allí le tenían durante un buen rato, mientras se oían sus llantos y manotazos a la puerta suplicando que le dejaran salir.
Dicen que una persona se "constituye o modela" en los cinco primeros años de su vida, quizá por eso ahora sigue asustandome un poco la oscuridad, cuartuchos y todo eso...

En fin, los que hayan ido a "las monjas" se acordarán perfectamente de lo que hablo. Después tuvieron que huir del pueblo, dicen que por un bar que abrieron cerca de su morada y que no aguantaban las voces de por la noche, meadas, condones... que aparecían en su porche.
Desde aquí agradezco a todos aquellos que gritaron, mearon y follaron en su porche porque cada vez que las veía por el pueblo me daba un escalofrío.

Os dejo con un video de una canción que dedicó el desaparecido grupo "Estramonios" a la famosa "Madre Marta":

21 comentarios:

Domingo dijo...

Cierto, no es la mejor manera de educar la que practicaban las monjas, si vieran los inspectores de educación de hoy en día los métodos que utilizaban se echarían las manos a la cabeza.

Yo lo pasé especialmente mal en dos ocasiones. Una cuando nos desató los zapatos y nos los quitó a todos los puso en un montón y cada uno tenía que coger los suyos, ponérselos y atárselos y cuando te los ataras podías salir de ese círculo. Yo no supe y me quedé solo en el centro y me echo una bronca considerable, lo recuerdo perfectamente.

La otra cuando en el recreo la Celia se inventó un juego que consistía en levantar las faldas a las chicas y bajar la cremallera de la bragueta a los chicos, tenían que ir todos a por uno, luego a por el siguiente y así. Cuando me tocó a mi recuerdo que no me gustó, me dio mucha vergüenza.

En fin, estos pequeños traumas infantiles que siempre recuerdas.

david dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
david dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
david dijo...

Según las investigaciones del doctor cubano Nibaldo Hernández Mesa, muchos trastornos –sin razón aparente– pueden ser ocasionados cuando los niños reciben presiones de la familia para que utilicen su mano derecha: tartamudez, pesadillas, timidez, apatía y hasta pueden provocar que se orinen en la cama.

El obligar a un niño a volverse diestro provoca falta de coordinación en un punto en el cerebro, lo que trae como consecuencia trastornos en el lenguaje y en el comportamiento.
El mayor problema que enfrenta un niño zurdo es cuando está en las primeras fases del aprendizaje de la lectura y escritura, en tanto que tiende a una direccionalidad espontánea derecha-izquierda, presentándose entonces el fenómeno de escritura en espejo, la cual es correctible. Algunos zurdos adultos la practican principalmente por comodidad.

(FUENTE: http://www.zur.com.ar/nota.asp?nid=61)

Así he decidido empezar mi humilde comentario, ya que era otra de las prácticas habituales de estas MONJAS DEL DEMONIO.

"GRACIAS A DIOS", mi madre ya lo tenía sabido que estas prácticas de obligar a los niñ@s zurdos a escribir con la mano derecha, atándoles la mano izquierda a la espalda, acompañado

david dijo...

acompañado de un trato severo si te veían usando la mano izquierda.
Así que mi madre les cantó las 40 a las monjitas antes de que empezara el curso diciéndoles que yo era zurdo y que había nacido así y que no querían ni de coña que me obligaran a usar la mano derecha.
Las muy hijas de puta se hicieron las tontas, y le dijeron a mi madre que uuuyyy por Dios... si a nosotras nos da igual... no le vamos a decir nada.. (FALSAS HIJAS DE PUTA!!ARDED EN EL INFIERNO!!) jajaja

Pocas cosas recuerdo de esos 3 años que pasé allí en ese mini convento de clausura. Tengo algunos recuerdos vagamente, por ejemplo de ver a uno de los niños atado a una de las columnas (castigo habitual de La Madre Marta y sus secuaces) y recordar perfectamente el charquito de pis debajo del niño de la desazón y llanto que tenía de verse allí atado. No créais que las monjas lo desataban porque llorara o se hubiera meado encima.. QUE VA!! Se las sudaba completamente!

Yo era de los que me portaba medianamente bien, así que tampoco conocí por dentro el famoso cuarto de las ratas jaja.

david dijo...

También recuerdo que nos manejaban a todos a golpe de garapito. Sabíamos perfectamente lo que teníamos que hacer con solo oir el garapito. Era cuestion de pocos segundos de estar en el patio, oir el garapito y formar a la velocidad de la luz una fila india para volver a nuestro calvario.

No todo va a ser malo, lo que voy a contar de estos personajes de satán: es cierto que lo que aprendimos con estas tipas nos ha creado una base impresionante que nos servirá para el resto de nuestra vida. Mientras nuestros compañeros de 3 a 6 años se pasaban el día jugando con plastilina y jueguetes tirados en una manta, nosotros aprendimos perfectamente a leer, escribir, hacer todo tipo de operaciones matemáticas y a la velocidad de luz. Es cierto que toda esa base cultural nos ha marcado un camino probablemente a todos, ya que siempre lo hemos comentado entre nosotros, pero creo que hay un gran porcentaje de niños que fueron a las monjas que han acabado estudios universitarios frente al otro grupo de niños que no fueron que creo que ni acabaron el bachiller. ¿pero a qué precio pagamos esa base cultural?Demasiado cara, ¿no creeis?
Para colmo, luego en el colegio hubo otra división cultural a los 6 años de edad. Nos dividieron simplemente por los apellidos. Yo volví a tener suerte, ya que me tocó de profesor justa y casualmente con un sobrino de la Madre Marta: Gabriel Camuñas, mientras que a los del otro grupo les tocó con Ana Planillo. De bien es sabido y requetecomentado que los primeros años de colegio los niños que iban con Doña Ana seguían pasando un gran porcentaje de las horas jugando y los de Don Gabriel ya empezaban a hacer raíces cuadradas entre otras cosas.

Así que nada, entre estas causas y muchas otras, creo que tengo unas buenas razones para odiar bastante a la Iglesia del demonio y a sus secuaces. Han hecho tantas cosas horribles a lo largo de la historia, que no hay absolutamente nada que puedan hacer ahora tan bien para compensar y para arreglar todo lo que pienso de ellos. Ojalá desaparecieran para siempre de la faz de la Tierra.

Anónimo dijo...

yo estoy totalmente de acuerdo con domingo y david, yo tambien las conoci muy bien y sus malos tratos hacia la gente que a veces hasta les hacian vomitar de las voces que pegaban d esi no lo habias echo bien, y para colmo te tocaba recojerlo a ti y hasta a veces te restregaban la cara en ello, conozco a un chico que se escapo como pudo claro esta en un despiste de ellas ,pero es verdad que eren malas malisimas,y yo nunca las he podido ver xq la verdad que te lo hacian pasar mal, NUNCA MAS HAY QUE DEJAR A LOS NIÑOS EN MANOS DE ESTAS BRUJAS,jejejejejej

natalia dijo...

bueno me ha salido anonimo pero soy natalia,

JM dijo...

Yo por llevaros la contraria y por ver y sacar el lado positivo de las cosas (yo soy así) voy a indicar que tampoco era para tanto , pienso estáis exagerando... donde os disculpo pues era la mentalidad que se tenía y la fama entre nosotros los niños y es lo que nos queda de recuerdo de la infancia, ese temor a la disciplina que impartían. Yo soy mas mayor que vosotros (pero poco ehhh) y recuerdo vagamente que todas estas "mutilaciones" se aplicaban muy rara vez al rebelde de la clase (seguto a mi tambien me tocó algún día), y yo la verdad siempre lo he visto mas bien como una amenaza... a que te meto al Cuarto de las Ratas??, y si se aplicaba era como una broma pues todos los demas ibamos y nos reiamos ¿o no ? (aunque ahora la verdad no lo veo bien) pero eran aquellos tiempos , también los profesores mas tarde nos daban mas de un capón y otros castigos (o no os acordais) y no pasaba nada eran otros tiempos ¿mejores o peores que ahora? seguro que de todos tenemos que aprender.
Si hicieramos una encuesta entre las personas mas mayores saldrían varios votos a favor , pues las Mamas estaban encantadas de tener un sitio donde dejar y educar a sus hijos (en mis tiempos preescolar solo había en las Monjas, luego despues no recuerdo que pudieras elegir entre ir al colegio. Seguro fue al final de su etapa) ,... educarnos nos educaban no? y además gracias a ellas muchos aprendimos Mecanografia... muchas "Chicas" hoy saben coser y bordar.. teniamos Hospital (aunque de aquellos tiempos) pero otros no tenían. En definitiva era otra epoca ¿buena o mala ? , pero era la que había y seguro que sin la Madre Marta y sus Secuaces...nos hubiera pintado peor, aunque esos ya nunca lo sabremos.....

imperia dijo...

Un tema interesante....
David tengo que rectificarte en dos cosas:el sobrino de la madre Marta no era Gabriel si no Heliodoro, por cierto un excelente profesional y lo segundo es que no estoy de acuerdo contigo en ese pocentaje que dices de alumnos que hicieron carrera o lo dejaron,para mi mucha gente que fue con ellas, mucha mayor que tu, no tienen ningun estudio Un niño de esa edad no tiene que saber multiplicar,tiene que ser niño y aprender jugando.Los que iban a las monjas sabian todo eso pero los que no fueron lo aprendieron en su momento y guardamos un grato recuerdo de "Doña Pili"

david dijo...

Hola Imperia, tienes razón en lo del sobrino de la madre Marta. Me di cuenta después, pero como había borrado y escrito tantas veces los comentarios porque me daba error la página, me dio mucha pereza volverlo a borrar y escribirlo de nuevo. Pero sí, en efecto, el sobrino era Heliodoro ;)
En lo del porcentaje habría que estudiarlo mucho más obviamente. De todas formas, yo no me refería a toda la historia de las monjas sino más o menos desde el año 1977-78 en adelante. Aun así, es "fácil" hablar de porcentajes, la verdad, habría que ver datos sobre la mesa, pero esa es la sensación que tengo.

Sobre lo de que los niños deben aprender jugando, ahora mismo tienes toda la razón, pero en 1982 te "hubieran mandado a la hoguera" por decir eso jajaaj
Los tiempo cambian rápido la verdad. Quien sabe como será la enseñanza dentro de 20 años.

Amélie! dijo...

"...pobre de tí, la letra con sangre entra, pobre de tí..."
Efectivamente, desde el Carrascal trovaron su leyenda... Aquí os dejo este enlace de otro blog amigo para que veais un retrato de la ¿entrañable? Madre Marta (by "Ediciones La Morsa"):
http://eltemplodeabraxas.blogspot.com/2008/10/la-madre-marta.html
Aunque suene paradójico, yo garcias a "Dios" no tuve que dar clase con ella... Saludos a tod@s!

Anónimo dijo...

Yo también estudié con las monjas. Tengo que decir que no estoy de acuerdo con JM, ya que yo nunca fui rebelde y siempre iba con miedo al cole,ya que si te equivocabas en alguna de las tareas te caía como mínimo una reprimenda. Creo que salía llorando casi todos los días.Creo que todos tenemos los mismos recuerdos del Colegio San José, (creo que ese era el nombre), los dictados sin goma de borrar, atarse los cordones, el cuarto de las ratas.. Recuerdo que cuando yo estuve había otra monja más benébola, creo que se llamaba Rosa y estábamos felices cuando no venía algún día la madre Marta y se quedaba ella.
Los padres pensaban que era mucho mejor que el cole, pero estaban equivocados. También recuerdo lo del orden de las mesas: la primera, segunda y tercera mesa. Si estabas en la primera eras de los listos, hoy hacer eso es impensable. Tampoco es cierto que los alumnos de las monjas hicieran más carreras universitarias que los que fueron al cole, por lo menos los de mi época.

Alberto dijo...

Gracias a todos por vuestras opiniones.
Lo que está claro que hemos evolucionado en esto, y por suerte, ahora no son así las cosas...
Con los lios que hay ahora entre profesores y padres, no me quiero imaginar lo que harían estos padres a las monjas.
Y el que opine lo contrario que piense si llevaría a sus hijos a que le educaran ese tipo de personas... basando la educación en la violencia y el miedo.
Salud!

KASHTANKA dijo...

Muy buen post Alberto!Me he reìdo un montòn...aunque lo del cuartucho no deja de ponerme los pelos de punta. Hay que joderse con aquello de la letra con sangre entra de la canciòn.
Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Gracias Rosana, tu llegastes y nos distes la occion de llevar a nuestros hijos a entretenerse y jugar antes de ir a la escuela. Las monjas, monjas son, ahora, antes y antes de antes, eso deberian haberlo valorado vuestros padres antes de mandaros, no echeis la culpa del todo a ellas. Y por cierto muchos/as de los/as de Rosana han echo carrera en la "publica"

MAR dijo...

Estuve con la madre Marta tres años, lo vomité diariamente el desayuno por miedo, me ataba, me pegó en una para de ocasiones, nos obligaba a reirnos de aquellos que se hacían pis encima por el miedo y el disgusto...esto se hubiera castigado severamente hoy en día. Nunca fuí una niña rebelde, siempre me comporté bien en el cole y sin embargo yo también sufrí esos castigos.Llevo muchos años dedicada a la Educación Infantil y sus prácticas eran aberrantes, ni mucho menos los aprendizajes que tuvimos con ellas nos ayudaron a terminar estudios superiores, el caso de la generación de David sería una casualidad pero en mi generación eso no ha ocurrido ni ocurre, de verdad.
Las madres solo veían los resultados pero no nuestro sufrimiento, solo teníamos 3 años. Espero que esto no se vuelva a repetir nunca.

Anónimo dijo...

Que razon teneís yo tuve a la madre Marta como maestra hace 60 años y la situación fue la misma ,gracias a vuestros comentarios se me ha quitado un peso de encima de creer que podian ser cosas mias ,que mala persona fue ,dicen y con razón que a los buenos maestros se les recuerda siempre ,pero que a los malos no se les olvida nunca saludos

Anónimo dijo...

En que año sucedieron esas practicas ? las monjas torturando a esos niños en la escuela ,actuaciones fascistas en la educacion de este pais .... menos mal que ya quedan menos ,y si todavia quedan estas practicas cuidado con el perro ,los estramonios de puta madre. FRK.

Anónimo dijo...

Otra que comparte la misma opinion sobre las monjas. Yo no era rebelde pero si charlatana asi que mas de una vez acabe en el cuarto de las ratas.Tambien recuerdo un dia una chica de mi quita que la pobre necesitaba ir al bano y no la dejaron asi que se lo hizo encima.
Estas y otras muchas cosas han hecho que aborrezca la iglesia... como unas personas podian ser tan malas?
Como dice Alberto doy las gracias a ese bar que abrieron.
Carla

Anónimo dijo...

ya encontre la pagina de la madre martha, si existe les paso el link de face .....

https://www.facebook.com/marta.lamadre